Social Icons

Inician tareas preventivas de saneamiento en Úrsulo Galván y La Antigua.

 
* En forma conjunta, autoridades estatales, navales, militares y municipales unen esfuerzos para limpiar zonas afectadas por las lluvias.
 
Cardel, Ver., 22 de Junio de 2013.-Personal de la Secretaría de Salud (SS) trabaja en forma coordinada con diferentes elementos de dependencias estatales, navales, militares y locales aplicando acciones de saneamiento básico en diversas comunidades de los municipios de Úrsulo Galván y La Antigua para evitar enfermedades.
 
El director de Protección contra Riesgos Sanitarios, Víctor Hugo Pérez Osorio, señaló que, ahora que el potencial de lluvias ha disminuido y los niveles de agua comienzan a descender, se trabaja en el retiro de muebles dañados, animales muertos y el lodo acumulado como medida preventiva para proteger la salud de los pobladores.
 
“Se trata también de aplicar tres medidas básicas para cuidar a las personas afectadas, evitar y atender enfermedades respiratorias y gastrointestinales y algún brote dermatológico, por lo que brigadas integradas por médicos, promotores de salud, personal de Vectores y de Protección contra Riesgos Sanitarios apoyarán las zonas afectadas”.
 
En la reunión de evaluación de acciones con representantes de otras dependencias, Pérez Osorio dijo que la Secretaria de Salud cuenta con suficiente medicamento para atender a las familias veracruzanas, así como sillas de rueda, bastones o andaderas, en caso de requerirse.
 
También suficiente cloro y plata para asegurar fuentes de abastecimiento y asegurar que el agua que llegue a las comunidades o colonias afectadas sea de calidad y así evitar focos de contaminación. Personal del área de Vectores seguirá atento para iniciar las fumigaciones correspondientes.

Blog Archive

 

LO QUE CUENTA ES LA ACTITUD !

Lo hecho, hecho esta…

Por Diana Santiago Huesca.

Qué difícil es en ocasiones asumir la responsabilidad de nuestros actos y más aún si recordamos que con nuestro actuar demostramos lo que traemos dentro.

Normalmente recordamos a todo aquel que nos hizo daño, pero con frecuencia se nos “olvida” lo que nosotros le hacemos a alguien más y lo pongo entre comillas, porque a veces nos conviene más fingir que nunca tuvo efectos funestos alguna acción que cometimos en el pasado.

Definitivamente lo hecho, hecho esta! Para muestra basta recordar la rabia que sentimos muchos mexicanos al ver volando en libertad a una secuestradora y todo por malas actitudes asumidas por mandos superiores encargados de nuestra “seguridad” que queriendo tener reflectores a nivel nacional, cometieron HECHOS que el día de hoy lamentamos y que aunque después de 7 años (asunto que da más rabia por el tiempo que ha pasado) se pretende llamar a cuentas a aquellos por los que la Suprema Corte de Justicia se vio “obligada” a liberar a una delincuente extranjera, que vino a hacer daño a varias familias como la de cualquiera de nosotros, finalmente el daño está hecho.

Todos en mayor o menor grado hemos cometido acciones que han dañado a alguien o a varios. Nos justificamos diciendo que lo merecían, que cometimos un error o hasta que estábamos en una situación vulnerable. Por el pretexto que sea, que tire la primera piedra aquel que con sus hechos nunca haya lastimado a alguien.

Qué hacer después de que la regamos garrafalmente, ¿seguir adelante fingiendo que no pasó nada? ¿Autoconsolarnos señalando que siempre hay alguien más que comete acciones peores a las nuestras?, como lo acabamos de ver con el caso Cassez. En qué ayudamos con ello, absolutamente en NADA.

Sin embargo, siempre existe la posibilidad de resarcir por lo menos en un poco el daño que provocamos, ¿Cómo? Sencillamente asumiendo nuestros error (nada fácil para algunos, lo sé perfecto) y pidiendo sinceras disculpas; de ninguna manera con ello borramos por arte de magia el daño que ocasionamos, pero por lo menos es como ponerle una curita a una herida, asumiendo que quedará la cicatriz para siempre, aun haciendo cirugía plástica para ocultarlo, siempre hay un lugar escondido a donde queda la cicatriz.

Pero de algo a nada, pues deberíamos empeñarnos en el algo ¿no creen?

A mí por lo menos me hubiera quitado un poco de rabia ver a una Florance Cassez pidiendo perdón a las familias que tanto daño hizo su pareja (porque obvio jamás aceptará públicamente que fue cómplice), en un acto de bondad y agradecimiento con la vida (y a sus abogados por supuesto). En cambio la rabia se incrementó al ver el recibimiento heroico que le dieron en su país y la transformación de personalidad en una mujer rebosando belleza, soltura, seguridad, felicidad, pero sobre todo INTELIGENCIA, una imagen que nos hace pensar en la VERDAD de las víctimas, cuando tantas veces aseguraron que esa mujer los torturaba psicológicamente durante su cautiverio, declaraciones que muchos cuestionaron al ver a una mujer triste y sumisa tras las rejas.

En fin, lo hecho, hecho esta, pero en cada uno de nosotros está el remediar un poco el daño que provocamos, la herida puede ser menos profunda o sanar más rápido, si con nuestras acciones mostramos por lo menos un poco de arrepentimiento y nos ponemos en el lugar de aquel o aquellos a los que ofendemos o lastimamos. Aprendamos a pedir perdón, pero más que a decirlo a demostrarlo, ESA ES LA ACTITUD!

Yo al igual que todos, he cometido errores grandes y pequeños, con mi familia, mis amigos y con los que no lo son tanto. Obviamente duele más darse cuenta, que a quién se lastima, es a veces a quien más se ama en la vida. Nunca es tarde para remendar, nunca es tarde para pedir perdón, nunca es tarde para demostrar que el dolor que provocamos lo cargamos y nos compromete a demostrar que dentro de ese ser que un día te hizo mucho daño, hay un corazón vivo, que se lastima de ver el sufrimiento que fue capaz de provocar. No demoremos en reconocer nuestros errores, lo que cuenta es la actitud.

Besos, abrazos y sonrisas… hasta la próxima.