Social Icons

Desafíos que llegaron con el 2017. Comunicado oficial de la #ArquidiócesisDeXalapa















No. 141


Xalapa, Ver., a 15 de enero de 2017 






Desafíos que llegaron con el 2017 


La llegada de este nuevo año 2017 vino acompañada de diferentes situaciones críticas para nuestro país, entre otras mencionamos las siguientes: continúan las reacciones de todo tipo por el gasolinazo, aumenta el malestar social por problemas recurrentes sobre seguridad, salud, educación y empleo al no encontrar una respuesta institucional suficiente, hubo intentos de un acuerdo nacional para proteger la familia pero se reveló improvisado, cada vez es más recurrente escuchar diversas voces que piden que el ejecutivo federal presente su renuncia, a nivel internacional se percibe una guerra mundial a pedazos y ha vuelto a aparecer el discurso amenazante del presidente electo de Estados Unidos. 

El gasolinazo ha generado una serie de manifestaciones de todo tipo. Toda la población ha reaccionado porque a todos afecta esta decisión gubernamental injusta de subir el precio de la gasolina. A nadie satisface las justificaciones y explicaciones que se han estado dando de estas medidas económicas. En lugar de que el gobierno adelgazara sus gastos excesivos y se recortaran los presupuestos que poco benefician a los ciudadanos, se echaron más cargas sobre las espaldas de la gente. ¿Por qué exprimir más al pueblo para sostener un gobierno que gasta mucho y produce poco? ¿Por qué no bajar los altos salarios de los funcionarios y no recortar los bonos escandalosos que reciben? ¿Por qué no bajar el número de los diputados y senadores o quitar aquellos que el pueblo no elige? ¿Por qué no recortar los presupuestos que reciben los partidos políticos? 

Es un hecho que el 99 % de la población mexicana está insatisfecha, no sólo por el incremento del precio de la gasolina sino también por la opacidad con que se tratan los asuntos que preocupan a todos y porque sigue habiendo pendientes sociales que la gente espera que se resuelvan. 

Autoridades van y autoridades vienen y los delincuentes se pasean a la vista de todos, las promesas de llevar a la cárcel a quienes utilizaron recursos públicos en beneficio propio, no se han realizado, esto provoca que empiece a devaluarse la credibilidad y la esperanza que todavía tienen los ciudadanos. Pareciera que existe una sordera y ceguera institucional y las autoridades no quieren ver, ni sentir lo que la gente vive todos los días. 

Los resultados que estamos observando parecieran revelar que algunas prácticas corruptas no se han desechado del todo; pareciera que se han dado acuerdos cupulares para seguir permitiendo la impunidad. Las acciones institucionales a los problemas que padecemos todos, no están dando las respuestas que se esperan. 

Las molestias de la población orillaron al gobierno federal a improvisar y promover un Acuerdo para la Protección de la Familia, más por motivos mediáticos y políticos que orientado por razones de justicia social. Por la forma como se presentó y los resultados obtenidos, es obvio que ese acuerdo resultó insuficiente, unilateral y sin mucho futuro.

La señal que envió la COPARMEX de que no lo firmara y propusiera un proyecto más amplio, evidenció lo improvisado del asunto. Pareciera que estamos ante una reedición del acuerdo político presentado a principios del sexenio. 

Todos estos descalabros que estamos viviendo y malestar social, han provocado que se levanten muchas voces que solicitan la renuncia del ejecutivo federal, entre otras cosas por la falta de rumbo, muchos tropiezos y porque incluso se señala que falta un proyecto de nación. 

Por si esto no fuera suficiente, otra realidad que ha generado muchas expectativas y especulaciones sobre el futuro que nos espera es la toma de posesión del presidente electo de los Estados Unidos el día 20 de enero. Han aparecido nuevamente los discursos provocadores y amenazantes que caracterizaron los actos de campaña. Se hacen insultos públicos a personas que critican el sistema, ha vuelto el discurso incendiario y desafiante, las burlas a periodistas, y se está activando una especie de guerra contra México, lo más reciente fue la intervención para que se cancelaran en nuestro país algunas inversiones de armadoras (Ford, General Motors e incluso Chrysler), que afectará a muchos empleados y se sigue insistiendo en la creación de un muro. 

Así las cosas, quienes somos personas de fe, no nos agotamos en esta mirada, ponemos nuestra esperanza en Dios quien en su Hijo Jesús, nos ha revelado la vocación del hombre nuevo. Somos conscientes de todos estos desafíos pero la realidad es más amplia, existen valores en la persona que cuando se activan se gesta una historia nueva. Con la experiencia y motivación de la fe, creemos también que se puede

salir de estos desiertos. El trabajo hecho con honestidad, responsabilidad y dedicación tiene también sus frutos; existen muchas riquezas interiores que debemos proyectar en la relación con los demás para aportar nuestra mejor contribución para que el reino de Dios sea una realidad.  ¡Que nadie nos robe la paz ni los sueños por vivir y crear una mejor sociedad! 



Pbro. José Manuel Suazo Reyes 
Director Oficina de Comunicación Social 
Arquidiócesis de Xalapa

Blog Archive